jueves, 31 de octubre de 2013

3 Simples Pasos para un Postre de Miedo!!!


Ya  la navidad y fin de año están a la vuelta de la esquina.

Es una época especial. Se siente en el aire.

Todo se tiñe se colores alegres, naranjos, amarillos  y los negocios desbordan una decoración un tanto especial.

La gente se prepara y saca a relucir sus mejores disfraces y los niños viven ilusionados por la festividad.

Llegó Halloween y con ello una avalancha de ideas para festejarlo.




Es lindo ver a los niños cantando y jugando disfrazados,  acompañados de sus papás compartiendo  y  guardando los dulces en pequeñas bolsitas.

Pero esta  vez quisiera regalarles algo diferente, simpático y a tono con la celebración.

Algo que preparara con mis propias manos y que fuera fácil de hacer.


Uno de mis postres preferidos es la torta tres leches y eso fue lo que me inspiró a preparar la receta.

No iba a prepara una torta....No,  era muy grande. Tenía en mente hacer algo más pequeño y fácil de almacenar y transportar.

 Pensé colocar todo el sabor de esa torta tan rica en pocillos  para regalar. Así de simple.

Bueno, aquí les muestro algunas de las fotografías que les tomé...aunque en realidad, casi se acaban todos.

La razón? Mi marido me ayudó a sacar las fotos y fue el primero en degustarlos....Incluso me sirvió de  "modelo de manos"' para la sesión.

Acá les dejo la receta que se prepara en un "dos por 3".


   

                                        
1. Para el bizcocho:

·         90 grs. de Harina sin polvos de hornear.
·         90 grs. de azúcar granulada.
·         3 Huevos.
·         Esencia de vainilla.
·         Colorantes alimenticios naranja y amarillo.




2.  Para el merengue:

·         2 Claras de huevo.
·         80 ml de agua.
·         300 grs. de azúcar granulada.
·         2 grs. de Cremor Tártaro.
·         Una pizca de sal.

3. Para el remojo:

·         Leche condensada ( 1 tarro).
·         Crema de Leche (200 ml).
·         Leche evaporada (1 Tarro).
·         2 gramos de canela en polvo.

·  Frascos de vidrio con tapa (se encuentran en las Casas de Repostería o supermercados).

    Nota: Si se quiere hacer más cantidad, doblar los ingredientes.




Es muy importante que los huevos se encuentren a temperatura ambiente, tanto  para hacer el bizcochuelo como para preparar el merengue.



Para preparar el bizcocho, primero debemos precalentar el horno.




Poner en una fuente los huevos junto con el azúcar y la esencia de vainilla y con la Kitchenaid (o batidora manual a potencia alta), batimos por 5 a 10 minutos, hasta que duplique su volumen. Muy importante es que por nada del mundo dejemos de batir ya que con ello le estamos agregando aire y volumen a la preparación. Así nos quedará esponjoso y absorberá todo el remojo.



A continuación dejamos de batir. Con una espátula, movimientos envolventes y mucha suavidad, le agregamos la harina cerniéndola  sobre la mezcla con un colador...No batir!!

Cuando ya hemos incorporado todo, separamos la mezcla en 2 y teñimos con los colorantes alimentarios.

En un molde con papel mantequilla y engrasado por los bordes, volcamos la preparación emparejando con una espátula. (yo usé 2 moldes rectangulares de 30 x 20 cm, pero si tienen uno redondo no hay problema).
Hornear a 180 grados de 7 a 10 minutos, o hasta que al introducir un palillo de brocheta, esta salga limpia y sin grumos (ojo, que si doblamos la cantidad el molde debe ser más grande y el tiempo  de horneo va a aumentar). Reservamos.

Para el merengue, es muuuy fácil.



Ponemos todos los ingredientes juntos en un recipiente y lo batimos con una batidora eléctrica en una olla a baño maría (que el recipiente  no toque el agua hirviendo) sin parar por  7 minutos. Luego retirar del baño maría y batir por 3 minutos más hasta que enfríe.

Y para el remojo...Sólo juntar los ingredientes con un batidor manual.

Y ahora qué hacemos?


Una vez listo lo anterior... Viene la parte entretenida!!

Con un molde de círculos (como de galleta), cortamos porciones de los bizcochuelos de colores y los introducimos en el frasco. 

A esto, le volcamos un chorrito del remojo y sobre ello, le ponemos un poco de merengue y así sucesivamente, formando capas, hasta llegar al tope del frasco. Terminamos con una última capa de merengue y le espolvoreamos una pizca de canela en polvo.
Guardamos en el refrigerador hasta el momento de servir. La idea es que por lo menos pase una media hora antes de comerlo, para que se impregnen todos los sabores. Bueno... sólo si  es que la tentación no llega antes, como pasó en mi casa!.


Ufff!!!...Queda de miedo!!


Un beso,


Alicia




9 comentarios:

  1. Preciosa entrada Alicia, me entanta todo, las fotos ni que decir, la idea (tengo yo muchisimas ganas de hacer eso en tarritos para regalar) y tooodo el blog es una delicia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que buena idea Alicia, creo lo haré navideño rojo y verde, quedarán espectaculares. Gracias por tan buenas ideas. Cariños para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elba. En rojo y verde quedarán espectaculares...Tienes que mostrarme una foto cuando los hagas!! Un abrazo!! :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Angelita, gracias!! Si uno los deja reposar por algunas horas en el refrigerador, quedan mejores aún!

      Que bueno que te gustó la receta.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. también me encantan los postres o cakes en frascos y estos se ven preciosos!! muy lindas tus fotos también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gloria, me alegro que te haya gustado la receta.Anímate a hacerlos y me cuentas como te va!.
      Un abrazo!!
      :)

      Eliminar
  5. seca! creo que todos extrañabamos tus recetas ;)

    ResponderEliminar